laollamagica_ok_wide

Capítulo VI

Lejos de allí, cuatro hombres, hasta ha poco menesterosos, enfermizos mendigos abandonados de la buena suerte, se debatían entre la satisfacción de haber alejado la hambruna de sus vidas y el miedo a ser descubiertos. Desde que hurtaran esa dichosa sopa, vivían mejor, es cierto, comían caliente y de un manjar inmejorable, desde luego, pero sabían que, tarde o temprano, tendrían que enfrentarse con su poderosos perseguidores. Su único consuelo era que miles de personas de toda condición compartían ya, aún sin reconocerlo públicamente, el fruto de la Olla Mágica.

En efecto, un buen día, los soldados del señor de la comarca irrumpieron en la modesta choza donde los malhechores se albergaban para prenderlos. Gracias a una buena bolsa alguien no había podido resistir la tentación de delatarlos, pese a que el secreto protegía a todos los vecinos y paisanos del lugar, pues casi todos estaban más o menos complicados.

Comoquiera que fueran sorprendidos precisamente comiendo Sopa Mágica y envalentonados por el convencimiento de que no habían hecho realmente daño a nadie, sino más bien lo contrario, no negaron su culpa. Confiaron en que su castigo no habría de ser finalmente demasiado duro y, en todo caso, estaban cansados de huir y esconderse como si fueran peligrosos criminales. Al fin y al cabo, sólo habían extraído un poco de sopa de una marmita inagotable.

Tras la noticia, los señores y nobles que se habían juramentado contra aquella calamidad se reunieron en seguida, animados por la expectativa de  los beneficios que, por fín, se avecinaban. No obstante, sabían que retener a los ladrones que iniciaron el saqueo no evitaría el mal, pues la sopa se reproducía ya en cientos de lugares. Tras mucho cavilar, decidieron que, puesto que tenían a los culpables, un castigo ejemplar disuadiría a los demás de seguir con su afrenta, así que, encadenados y sobre un carro enrejado que se pudiera ver bien por caminos y veredas, condujeron a los ladrones hasta el lejano palacio real, confiando en que el monarca dictara una sentencia pública que se hiciera notar, a la altura de las circunstancias.

Continúa en La Olla Mágica VII

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.