GLOBÓPOLIS

La Tierra puede esperar

Las cumbres climáticas, una larga travesía hacia un esquivo consenso que permita actuar, un tortuoso camino hacia un tardío éxito, el definitivo fracaso. Excusa tras excusa, el temor a la pasividad se vuelve certidumbre.

Ahora es la crisis económica la que sirve de pretexto para arrinconar las prisas y las firmes determinaciones. Es verdad que la Unión Europea ha forzado un acuerdo interno para alcanzar el objetivo del «triple veinte» pero no pasa de ser sólo algo más que una medida testimonial. Habría que hablar de que también se ha cumplido el «fracaso del triple veinte».
[…]