PUBLITOXICIDAD

Pero, ¿qué tendrá de malo la publicidad?

Maurizio Carlotti, vicepresidente de Antena 3, defiende a ultranza la publicidad de los «ataques» de la Comisión Europea, en una clara muestra del síndrome de Estocolmo que puede afectar a los gestores de los medios de comunicación.

Que Carlotti, un hombre dedicado al negocio publicitario del grupo de Berlusconni la mayor parte de su carrera, defienda las estructuras de la publicidad, no puede sorprender a nadie. Pero que lo haga en nombre del derecho ciudadano a la libertad, resulta francamente provocativo. […]