La huelga posible, ese derecho torcido

Los transportistas de mercancías de todo el país deciden, una vez más, abusar de su papel clave en la estructura económica para reclamar un intervencionismo del estado a la medida de su particular crisis

huelga decamiones

Se evidencia de nuevo la desigualdad existente en el derecho de huelga. Aunque, en el conflicto de los transportistas, deberíamos hablar de cierre patronal y no de huelga propiamente dicha, no hace al caso el matiz. Lo cierto es que el derecho de huelga es directamente proporcional a:

  1. el grado de monopolio que el huelguista ostente en su papel socioeconómico
  2. la capacidad de la huelga para amenazar intereses de la totalidad de la población
  3. la capacidad de sindicación del grupo huelguista

1 Trackback / Pingback

  1. Huelga de jueces. La Administración de Injusticia | El Arte de Recordar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.