Dejar un comentario

Haití, un terremoto en nuestra conciencia

Los usuarios gastarán 6.200 millones de dólares en aplicaciones móviles durante este año, mientras Haití, uno de los vergonzosos fracasos del progreso, recibe el latigazo de un terrible seísmo que hace resonar la crueldad de nuestra sociedad consumista.

En el año 1975, Haití padecía una mísera renta per cápita de unos 1.000 dólares, mientras España disfrutaba ya de unos 5.000, es decir, cada habitante español  generaba de promedio una riqueza anual cinco veces mayor que el haitiano. En el año 2005, Haití había “prosperado” y se situaba en una renta per cápita de unos 1.800 dólares anuales. La de España, para entonces, había alcanzado los 26.000, o sea, más de catorce veces la del país caribeño Lejos, eso sí, de los 42.000 de EEUU o de los 65.000 de Luxemburgo, cuyos habitantes disfrutaban de una renta 65 veces superior a la haitiana. (fuente: Guía del Mundo)

La globalización no es la aldea global, es el feudo global. Unos se ahogan en sufrimiento, mientras otros se emborrachan con su ambición.

Que un triste aspirante a estado como es Haití, pobre entre los pobres, incrustado en medio de esa auténtica fábrica de placeres mundanos para millones de ociosos occidentales que es el Caribe,  reviente una noche con una bomba de tragedia y muerte sobre su propia miseria y dolor, nos deja mudos e incapaces de encontrar ninguna justificación para tan honda injusticia.

Habíamos olvidado a los haitianos, ignorado, despreciado, y ahora les llega un terremoto. Un terremoto que ha sacudido nuestras conciencias. Pero no nos confundamos cuando, sacudiendo nuestra hucha, nos precipitemos a reparar nuestra deshonra. Algunos otros países no saben si tendrán que acabar deseando una tragedia similar, pues su pobreza, aún más honda, no nos altera lo más mínimo.

Por si alguien le interesa, estos son estados aún más deprimidos económicamente que Haití, que ocupa un profundo 141 lugar en el pozo de la pobreza mundial: Chad, Senegal, Togo, Costa de Marfil, Nepal, Uganda, Mozambique, Ruanda, Tayiskistán, Burkina Faso, Nigeria, Kenia, República Centroafricana, Benín, Congo R., Malí, Zambia, Yemen, Eritrea, Etiopía, Madagascar, Sierra Leona, Niger, Congo R.D., Guinea Bissau, Tanzania, Malawi, Burundi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.