Dejar un comentario

A algunas plumas se les ve el plumero

“Como si no hubiera nada más importante que hacer” se ha convertido en una fácil muletilla generalizada para combatir iniciativas políticas gravemente contrarias a la propia ideología.

Lo hemos podido comprobar recientemente con motivo de las propuestas legislativas socialistas sobre el aborto, en relación con la Ley de la Memoria Histórica, respecto de determinadas medidas económicas que el Gobierno ha tomado en el contexto de la actual crisis y, en general, cada vez que un político o cualquier otro líder de opinión se pronuncia contra algo sobre lo que no quiere recononocer una fuerte implicación personal.

Como ejemplo de esta corriente de crítica cínica, tan de moda, el ingenioso divo de las ondas Carlos Herrera nos obsequia con un derroche de su má genuino estilo, ácido, divertido, autocomplaciente e, informativamente, inútil.

Herrera en su onda (23-10-2009)...

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

El Consejo Escolar de Cataluña es, en esta ocasión, el objeto del ninguneo irónico que lo pone en evidencia con la habitual cantinela de “…como si no hubiera nada más importante…”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Pero es importante que un periodista no juegue con determinadas cosas porque su papel no es el de un político partidista y sectario, ¿o quizá sí? y se espera de él, especialmente cuando se trata de un líder de opinión que arrastra a miles de seguidores, la capacidad de iluminar, no de espesar, las brumas de la actualidad.

Por otra parte, a C.H. se les ve el plumero. El Consejo Escolar de Cataluña, organismo discutible, por supuesto, se ha ocupado de docenas de asuntos de más peso y trascendencia que el comentado por éste periodista, como suele ocurrir en casos similares. A él no parece haberle interesado ninguno de ellos, excepto éste tan “banal”.

La prueba de la contradicción en la que Herrera incurre, propia de este tipo de actitudes, últimamente tan frecuentes, es que le concede durante todo el programa y en la tertulia que dirije a continuación la importancia que primero le niega. Probablemente le duele o le alarma el asunto aunque no le gusta o no le interesa confesarlo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.