2 comentarios

Bob Marley a la luz de La Farola

Bob y la farola

Un vendedor de La Farola no deja de cantar. Puede dejarte atónito porque quizá todo sea mentira

Mientras los líderes políticos del mundo se reúnen una y otra vez para paliar el desastre de la economía mundial. Mientras nuestro Rajoy aguijonea a nuestro Zapatero con monótonas alusiones a su incapacidad para sacarnos del agujero, del abismo económico por el que se precipitan miles de empleos diarios. Mientras todos mostramos nuestra frustración porque hemos dejado de aumentar nuestro bienestar, un inmigrante subsahariano, de esos que en España ocupan el último, el más bajo de los escalones sociales, canta reggae mientras intenta vender “La Farola“.

“La Farola” es ese periódico que nadie lee porque, dicen, es solo la coartada para pedir limosna sin resultar humillado. Se compra con una sonrisa de complicidad, porque parece que muchos prefieren que los que no tienen nada no dejen de parecerlo. Da igual que “La Farola” sea una publicación más que digna, que no recibe ni un duro de publicidad, nacida de la decencia, por encima de las posibles debilidades de su fundador George Mathis, a imagen de otros diarios de los “sin techo”, idea iniciada por el neoyorquino “Street News“.

Vender estos periódicos es y será, reconocerse ante los demás como un indigente, como un necesitado extremo. Los que lo hacen mascullan algunas tímidas palabras, los que tienen ánimo para hacerlo, para llamar la atención de los transeúntes y despertar su sentido de la compasión, ya que nadie mostrará interés en su mercancía.

Este clip requiere Flash 8

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Pero día tras día, con un sentido insolente de la tristeza, hay un vendedor de “La Farola” que, en alguna esquina de un barrio rico de Madrid, despierta desde lejos los sentidos. Con un timbre de voz muy cercano al jamaicano de oro, no deja de cantar, una y otra vez, canciones eternas del eterno Bob Marley. En una mano sostiene un ejemplar de “La Farola”, que mueve rítmicamente al son de una música que no se oye, pero que su voz sugiere con una fuerza insólita. No está claro si canta porque alegrar a quien le oye o por ahuyentar su propia pena. Quizá encuentra en las letras esperanzadas de Marley un atisbo de luz con que iluminar su sombrío futuro. Lo que es seguro es que no es la alegría por lo que sus ojos brillan, esos ojos que no quiere que veamos por un sentido obsesivo y patético de la supervivencia.
Lo que es seguro que no le preocupan los derechos de autor. Y lo que también es seguro es que deja sin argumentos a los que lamentamos, entre la nube de nuestra opulencia, nuestra falsa, falsísima pobreza.

2 Comentarios en “Bob Marley a la luz de La Farola

  1. Eso de pobre lo que se dice pobre no lo es mucho porque cuando no canta está hablando por el movil!!!, y le puedo asegurar que más de lo que hablo yo porque a mi no me alcanza a pagar todo lo que habla el.
    Que sea lícito si pero antes se lo doy a otros que de veras lo necesitan

  2. […] en día se acusa a su fundador de ganar mucho dinero con el negocio. Se le trata de procesar por tener a empleados sin contrato, por ganar demasiado dinero “a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.